Cuidar nuestro corazón es esencial

El órgano que bombea la sangre de nuestro cuerpo

Existen innumerables alusiones al corazón en todas las medicinas que se practican en el mundo. Culturalmente es el órgano que relacionamos con las emociones, con el amor. Así existen multitud de novelas, películas, canciones alrededor de él…

¿Cómo se mueve este músculo?, ¿Quién está detrás de su funcionamiento?… Hay cientos de preguntas para responder. Desde una visión ‘fisio-anatómica’ del cuerpo, todas las respuestas neuronales del cerebro ante determinados estímulos hablan ciertamente del impulso que recibe nuestro corazón para no dejar de latir.

Para la filosofía tradicional china el corazón es uno de los órganos más importantes, a veces llamado también “emperador” o  “monarca”, teniendo en cuenta que es el que gobierna la sangre y los vasos sanguíneos. Igualmente considerado como el lugar donde se alberga la mente-espíritu o mente superior, denominada shén y relacionada con la emoción de la alegría y los sabores amargos.

Hay un refrán hindú que dice: si puedes cerrar completamente la garganta, cerrarás el flujo del pensamiento. El corazón controla la circulación de ideas en y entre las personas. Desde cualquier lugar que lo contemplemos todos coincidimos en lo fundamental que es poner nuestra atención en este órgano vital y cuidarlo.

Hoy proponemos que focalices tu atención en el corazón.

shutterstock_275225072

Con la imagen de tu corazón bombeando vamos a tomar la determinación de iniciar un cambio de hábitos saludables aumentando la intención de hacer y sentir estos cambios. Vamos a alfabetizar nuestra actitud saludable para promover también un ambiente de trabajo saludable.

Algunos datos relevantes

Según la Fundación Española del Corazón, las enfermedades cardiovasculares (como el infarto de miocardio) son las responsables de una de cada seis bajas laborales (sobre 23.000 afectados) y deterioran de forma muy significativa la calidad de vida de los afectados, por lo que la relación entre los hábitos de vida saludables y la prevención en el ámbito laboral queda estrechamente vinculada.

Cada año mueren alrededor de 17 millones de personas en el mundo por enfermedades cardiovasculares. Se estima que cada 4 segundos ocurre un ataque cardíaco y cada 5 segundos un infarto vascular cerebral. Afectan tanto a países desarrollados como a zonas de bajos recursos, según cambian los estilos de vida y los hábitos de alimentación. Concretamente, la primera causa de muerte a nivel mundial son las cardiopatías isquémicas (infartos, anginas de pecho, ataques cardíacos…) seguidas por las afecciones cerebrovasculares.

De entre las causas cabe destacar la hipertensión arterial, debido a que está asociada a tasas de mortalidad considerablemente elevadas. Es, por lo tanto, uno de los problemas más importantes de salud pública, especialmente en los países desarrollados, que afecta a cerca de mil millones de personas a nivel mundial y causa alrededor del 51% de las muertes por accidentes cerebrovasculares y el 45% de las acontecidas por coronariopatías.

Otro dato inquietante es que 500 millones de personas tienen obesidad a nivel mundial, y cada año mueren 2.8 millones a consecuencia de esta causa, que aumenta el riesgo de padecer coronariopatías, accidentes cerebrovasculares, diabetes y algunos tipos de cáncer. Las mujeres tienen mucho más riesgo dado que les afecta con mayor frecuencia.

Las previsiones indican que en el futuro seguirán siendo la primera causa de muerte en el mundo, y se calcula que en el 2030 morirán alrededor de 23.6 millones de personas por enfermedades cardiovasculares.

1 (1)

 

Consejos para la prevención de enfermedades cardíacas

Para prevenir las enfermedades cardíacas debemos tener en cuenta determinados hábitos y prácticas como son una dieta saludable, el ejercicio de actividad física moderada, determinadas técnicas para gestionar el estrés, el uso de la relajación y el aprendizaje en tanto en cuanto la comprensión de nuestras emociones desde la armonía.

Será beneficioso…

Alimentar nuestro corazón con alimentos como las hortalizas, frutas, legumbres, cereales integrales, pescado azul y semillas.

Resultará un buen ejercicio para la circulación sanguínea…

Caminar a diario un paseo de hora y media.

Es de gran importancia para el organismo…

Dormir bien y tener un sueño reparador

Favorecerán…

Masajes circulatorios, técnicas de masoterapia como el drenaje linfático manual y/o de digitopuntura como el shiatsu.

¿Qué necesitamos para reducir el riesgo cardiovascular de los trabajadores?

  1. Un descenso de la obesidad con programas nutricionales que pueden ir desde el diseño específico de menús saludables y talleres de alimentación hasta la intervención individual en colectivos de riesgo para controlar los niveles de colesterol y azúcar.
  2. Descenso de sedentarismo promoviendo la actividad física con el objetivo de concienciar de los beneficios que esto supone.
  3. Proponer campañas para dejar de fumar con programas y campañas de sensibilización a partir de pósteres, dípticos y canales de comunicación interno.
  4. Trabajar sobre los mecanismos que generan estrés con cursos de mindfulness, meditación guiada, risoterapia…o con terapias individuales de Shiatsu, osteopatía.

Ahora que la esperanza de vida se ha alargado debemos hacer todo lo que esté en nuestras manos para vivir mejor y esto, es un camino de recorrido largo donde la autodeterminación, la comunicación y la información son fundamentales.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s